Sunday, May 15

10 coches feos que pueden haberte salvado la vida

  • Los coches más vendidos en España: características y precios
  • Los mejores SUV de 2022: novedades y fechas de lanzamiento

    Hasta principios de los años 70 del pasado siglo la seguridad de los coches no había sido un factor a tener en cuenta en su diseño y era mucho más importante la estética o la comodidad. En Estados Unidos, el país del mundo con mayor dependencia del automóvil y con mayor número de coches con respecto a su población, los fallecidos en accidentes de tráfico aumentaron un 30% en la década de los 60 y su crecimiento era constante año tras año. A finales de los 60 fallecían más de 60.000 personas en Estados Unidos por accidentes de tráfico, una cifra que llegaba casi a los 20.000 en Alemania en 1970. El fenómeno se extendió rápidamente a todo el mundo y alcanzó niveles de verdadera pandemia.

    DaimlerAGCar and Driver

    Seguridad antes que diseño

    Al inicio de la década de los 70 el mensaje caló en las autoridades y los fabricantes de automóviles. Fue entonces cuando empezaron a surgir los primeros prototipos que investigaban nuevas medidas de seguridad para proteger tanto a los ocupantes como a los peatones. Eran los ESV o ESC (Experimental Safety Vehicle o Car) con los que las marcas ponían a prueba todo tipo de ideas en seguridad, principalmente pasiva, es decir, los dispositivos destinados a reducir las consecuencias de un accidente cuando ya se ha producido. Los enormes paragolpes eran una constante, como un “escudo” protector en caso de choque y que cumplían la norma americana de entonces por la que estas protecciones debían soportar impactos de hasta 16 km/h sin deformarse, aunque al mismo tiempo eran demoledores para los peatones en caso de atropello.

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    La mayoría de aquellos coches eran realmente feos y algunas de sus soluciones hoy nos parecen casi de risa, pero sentaron las bases de las estructuras de deformación programada que equipan los vehículos actuales y de otras medidas de seguridad que ya nos parecen habituales como los reposacabezas o los airbags. En aquellos prototipos también se probaron las primeras columnas de dirección colapsables para no atravesar al conductor en caso choque, y también sistemas de suspensión que mejoraban la estabilidad y reducían el riesgo de vuelco. Unos verdaderos pioneros que han salvado muchas vidas desde que empezaron a rodar hace medio siglo pero que la crisis del petróleo de 1973 relegó a un segundo plano ya que sus estructuras reforzadas aumentaban considerablemente el peso final, que en algunos casos duplicada el del vehículo en el que estaban basados, y por tanto el consumo. Por aquel entonces seguridad y eficiencia parecían conceptos incompatibles.

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    Los primeros salvavidas

    Aurora (1957)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    Es el primer concept de seguridad del que se tiene constancia y verdaderamente se lleva el premio al más feo. Lo curioso es que fue creado por un sacerdote de Nueva York, el padre Juliano, que antes de ser ordenado cura deseaba ser diseñador de coches. Todo el interior del Aurora estaba acolchado para reducir lesiones, tenía cinturones de seguridad en todas las plazas, columna de dirección colapsable y el frontal estaba diseñado para proteger a los peatones en caso de atropello. El Aurora fue restaurado en 2005 y ahora se exhibe en el Museo del automóvil de Beaulieu, en Inglaterra.

    Mercedes ESF (1971)

    mercedes benz experimental sicherheits fahrzeug esf 05, 1971 mercedes benz experimental safety vehicle esf 05 from 1971

    Daimler AGpress departmentCar and Driver

    Los ESF son una verdadera saga de vehículos de investigación de seguridad de Mercedes, que se inició con el ESF5 de la imagen, al que siguió el ESF 13 (los dos basados en la clase W114). Más tarde aparecieron los ESF 22 y 24 (realizados a partir de la Clase S serie W116), el último en 1975, es decir, un concept cada año. Aquellos prototipos contaban con estructuras reforzadas de alta resistencia e investigaron soluciones como los cinturones de seguridad que se abrochaban automáticamente al sentarse en el coche, airbags para conductor y acompañante y unos respaldos de los asientos delanteros que protegían a los ocupantes de las plazas traseras en caso de accidente. Los prototipos de seguridad de Mercedes se han ido sucediendo casi hasta nuestros días y el último de ellos fue presentado en 2019.

    Volkswagen ESVW1 (1972)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    Este modelo fue desarrollado en Estados Unidos y su objetivo era proteger a sus cuatro ocupantes en caso de un impacto frontal hasta 80 km/h sin que sufrieran lesiones graves. Para ello su estructura estaba muy reforzada con respecto al estándar de la época, incluso en caso de choques laterales. Montaba cinturones autoajustables, frenos antibloqueo y un conjunto de pedales que se podían mover para adaptarse a la medida del conductor. El motor estaba situado en la parte trasera con el maletero bajo el capó delantero y se diseñó siguiendo los estrictos requerimientos de seguridad del momento de la normativa norteamericana.

    General Motors ESV (1972)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    Es el más atractivo de todos los concept de este artículo aunque algunas de sus soluciones resultan sorprendentes tratándose de un vehículo de seguridad. En sus especificaciones figuraban las enormes estructuras interiores acolchadas para proteger a los ocupantes de los asientos delanteros y traseros incluso sin cinturón (algo sorprendente hoy en día) frente a un choque hasta 30 mph (unos 50 km/h). En un impacto a una velocidad superior se disparaban los airbags delanteros. Toda la estructura estaba muy reforzada y los grandes pilares B permitían un gran parabrisas sin pilares A, para mejorar la visibilidad.

    Fiat ESV (1972-1973)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    La marca italiana también desarrolló sus propios concept de seguridad siguiendo las premisas de la normativa americana. El primero de ellos fue el FIAT ESV 1500 basado en el pequeño 126 que creció en longitud y anchura debido a sus refuerzos estructurales y las enormes protecciones de goma y plástico de todo el contorno de su carrocería. Un año más tarde se presentaron los ESV 2000 y 2500 basados respectivamente en el los FIAT 128 y 124. Su silueta era también muy extraña y lo más llamativo eran sus enormes paragolpes negros delantero y trasero. En total se construyeron 49 de estos prototipos FIAT ESV para la realización de diferentes pruebas de choque.

    Volvo VESC (1972)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    La marca que ha hecho de la seguridad su seña de identidad no podía faltar. El primer VESC (Volvo Experimental Safety Car) de la marca sueca se presentó en el Salón de Ginebra de 1972. Entre su equipamiento se encontraba el sistema antibloqueo de frenos, control automático de altura durante la marcha, volante de dirección que se alejaba del conductor 15 centímetros en caso de choque frontal, airbags delanteros, reposacabezas ocultos que se desplegaban en caso de impacto y unos acolchados en la parte trasera de los asientos delanteros que hacían la función de airbag para los ocupantes de las plazas posteriores además de cinturones de colocación automática. Pero lo más característico fue su robusta estructura que dio origen a una estética que caracterizó al Volvo 240 de 1974, uno de los mayores éxitos de la marca. Desde entonces han sido numerosos los prototipos de seguridad con los que Volvo ha mostrado todos sus avances en esta materia.

    Mini SRV4 (1974)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    British Leyland también probó diversas soluciones en la mayoría de los vehículos de sus diferentes marcas a principios de los 70. Este curioso Mini fue alargado para que la parte frontal pudiera disponer de una zona blanda de deformación que protegiera a los peatones en caso de atropello. Toda la estructura estaba reforzada, con unos umbrales de las puertas algo más altos, y el interior se había revestido con materiales blandos para proteger a los ocupantes. El depósito de combustible se reubicó a una posición más segura en caso de accidente.

    Renault BRV (1974)

    prototipos seguridad años 70

    Renault Communication – All rights reservedCar and Driver

    El Basic Research Vehicle (BRV) fue el primer vehículo de investigación sobre seguridad de la marca francesa y el verdadero antecesor de aquellas primeras cinco estrellas EuroNCAP que consiguió en 2001 el Renault Laguna. Por aquel entonces el concepto de seguridad se basaba en la rigidez de la estructura para proteger a los ocupantes y eso lo cumplía el BRV. De hecho se construyó una versión transparente para mostrar los refuerzos de su carrocería que incluían un travesaño central que unía los pilares B y que impedía reclinar los asientos delanteros. Equipaba cinturones de seguridad traseros, algo sorprendente en la época, y también reposacabezas en todas las plazas, con los traseros anclados al techo. Sus diseñadores aseguraban que sus ocupantes no sufrirían daños importantes en un impacto contra un obstáculo no deformable a 65 km/h, siempre que todos los pasajeros llevaran puesto el cinturón de seguridad.

    Austin Morris SRV5 (1974)

    prototipos seguridad años 70

    Austin Morris SRV5Car and Driver

    Otro de los prototipos de British Leyland también es candidato al premio máximo de los “feos”, aunque en este caso tiene explicación. Este Austin Morris estaba basado en un 1300 de la época y la función de su extraño diseño era proteger a los viandantes en caso de atropello. Alrededor de toda la parte delantera había una barra acolchada que se elevaba en caso de impacto con un peatón con la idea de “sujetarlo” sobre el capó y evitar que cayera de nuevo sobre el asfalto. El resultado estético no es acertado pero abrió el camino de lo que más tarde serían los capós activos y los airbags para peatones.

    Opel OSV40 (1974)

    prototipos seguridad años 70

    Car and Driver

    Este Kadett de tercera generación convenientemente modificado para estudiar soluciones de seguridad debe su nombre a la denominación Opel Safety Vehicle y el 40 es la velocidad en millas por hora que sería capaz de soportar en un impacto frontal sin que sus ocupantes sufrieran lesiones graves, 40 millas por hora, unos 65 km/h. Entre sus curiosas soluciones estaban unos nuevos paragolpes en material plástico, rellenos de espuma, igual que el interior de las puertas, para soportar mejor los impactos. Además de una estructura reforzada, todas las plazas tenían cinturones de seguridad de tres puntos y los asientos delanteros llevaban unos anclajes que los sujetaban firmemente al techo.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

Reference-www.caranddriver.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.