Sunday, May 15

Merecedes se la juega a una bala en el Gran Premio de Miami

Anadolu AgencyGetty Images

La escudería Mercedes dispone de una única bala en el Gran Premio de Miami. La formación de Toto Wolff ha programado una revolución que se iniciará en el estado de Florida y que se extenderá hasta Barcelona. Estamos hablando directamente de una segunda versión del W13 que, en caso de no funcionar, podría suponer la derrota definitiva de los alemanes en la temporada 2022.

La ruleta rusa de Mercedes

El equipo con sede en Brackley es el tercer equipo clasificado en la tabla de constructores, aunque las sensaciones han sido peores de lo que refleja el Mundial actualmente. Sorprende que Russell y Hamilton hayan alcanzado dos podios en las cuatro primeras carreras del año, teniendo en cuenta las prestaciones actuales de un monoplaza que sufrirá una gran metamorfosis en la quinta prueba de la temporada. Eso sí, si Mercedes falla en el intento una vez más, Wolff dará por perdida la campaña.

La Fórmula 1 deja de ser bonita si dejas de ganar. Y como el equipo de la estrella está acostumbrado a vencer desde hace casi una década, probarán suerte en Estados Unidos y sacarán su artillería pesada en el Autódromo Internacional de Miami. El W13 presentará, concretamente, una renovación de alerones tanto delantero como trasero. En adición, se espera una reducción significativa del peso del monoplaza, más incluso que en el pasado Gran Premio celebrado en Imola.

En palabras de Wolff, Mercedes “ha aprendido muchísimo y ha adquirido más conocimientos en el túnel de viento y en las simulaciones” . Del mismo modo y tal como informamos recientemente en Car and Driver, los alemanes experimentarán para disminuir el efecto del porpoising, lo que les podría servir para solucionar unos problemas de nacimiento que llevan arrastrando desde la pretemporada y que han afectado directamente en el rendimiento de la flecha plateada.

Mercedes se enfrenta a su prueba de fuego particular en Estados Unidos. Acertar supondrá que se podrían acercar de manera significativa a los rivales de delante: Ferrari y Red Bull. En la fábrica confían en que el potencial del W13 es mucho mayor que lo que se ha reflejado en la pista hasta ahora y que han encontrado la forma de ser más rápidos. Sin embargo, no han sido capaces todavía de desbloquear el coche al 100%.

Por este motivo, la cita de Miami será clave para las aspiraciones finales del equipo, siendo tan solo la quinta prueba del año. Si las evoluciones responden favorablemente, en Brackley continuarán con la programación establecida. Pero, si el proyecto se hunde en estas dos próximas carreras, varias fuentes apuntan a que el Mercedes W13 se convertirá en un laboratorio para realizar experimentos con el fin de encontrar una solución mágica de cara a 2023.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

Reference-www.caranddriver.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.