Saturday, May 14

Falsas creencias sobre la presión de los neumáticos: evita estos seis errores

  • Cómo mirar la presión de las ruedas del coche: sigue estos pasos
  • Las 15 marcas y modelos de neumáticos que más kilómetros duran

    La duración de unos neumáticos está determinada por multitud de factores, aunque hay uno de ellos que resulta decisivo y que también influye de forma directa en la seguridad. Es la presión, una operación sencilla que puede realizar prácticamente cualquier conductor.

    Como norma general hay que señalar que la presión debe ser la misma durante todo el año, sin importar la temperatura exterior o fenómenos meteorológicos. Si resulta necesario incrementar la presión cuando la carga del vehículo es superior a la habitual.

    A pesar de ello hay muchos vehículo que circulan con una presión incorrecta, sobre todo demasiado baja ya sea por una falta de revisión de las ruedas o por falsas creencias o mitos. De hecho existen muchos más de los que podría imaginarse tal y cómo señala Matti Morri, experto de Nokian Tyres. Aquí van algunos de los más extendidos:

    Es más cómodo conducir con una presión más baja

    “Más cómodo, quizás, pero también más peligroso. Un neumático con una presión demasiado baja es demasiado flexible, lo que lo hace incontrolable. Esta es probablemente la falsa creencia más peligrosa en relación con la presión de los neumáticos. Hay una razón por la que los fabricantes de automóviles y de neumáticos han determinado un nivel de presión de los neumáticos recomendado que garantiza un comportamiento seguro de los mismos, incluso en circunstancias extremas”, afirma Morri.

    Una presión suficiente provoca el desgaste de la parte central

    En los más antiguos, hace 30 años, con una estructura de capa cruzada se podía modificar el desgaste de diferentes zonas según la presión. Hoy día con el sistema de fabricación mediante lo que se conoce como cinturón de acero este efecto no se produce. De forma general las cubiertas en las que se aplica la tracción (normalmente en el eje delantero) el mayor desgaste se suele producir en la zona central porque es la que más trabaja en las fases de aceleración.

    Lo más recomendable, según Nokian Tyres, es lograr un desgaste uniforme y para eso es recomendable cambiarlos de eje. Los delanteros por los traseros y viceversa.

    Con más presión se alarga su vida útil

    Cuanto más baja es, más se sobresale el lateral de la rueda que es la parte más débil de la estructura, por eso no es recomendable. Además el hinchado correcto ayuda a reducir los pinchazos y los daños que se puedan producir. Si se circula con poco aire su estructura se calienta lo que puede provocar un reventón. La mejor opción es mantener la recomendada por el fabricante para optimizar su duración y mejorar de esta forma la seguridad.

    Hay que hinchar más los delanteros si se utiliza un remolque

    Se trata de una creencia habitual pero tal y como señala Morri, no es necesario. El especialista de Nokian Tyres lo explica de la siguiente forma: “La presión sobre el eje trasero es lo que hay que aumentar cuando se conduce hacia un destino de vacaciones con una carga pesada en el maletero, por ejemplo, o cuando se tira de un remolque. El aumento del peso en la barra de tiro incrementa la carga del eje trasero. Una presión de neumáticos demasiado baja provoca un sobreviraje en curva. La parte trasera empieza a moverse sin control, lo que hace que un vehículo cargado sea difícil de dirigir”, señala.

    Las furgonetas necesitan ir con las ruedas con más presión, hasta 5 bares incluso

    Efectivamente el mayor peso de una furgoneta unido a una capacidad de carga elevada pude requerir alcanzar esa presión o incluso superior. De hecho, si hay problemas estructurales en los neumáticos de una furgoneta, la razón suele ser una presión demasiado baja en relación con la carga.

    Por el contrario si es más alta hace que el neumático se sienta duro al principio de la conducción, pero no es aconsejable buscar la comodidad bajándola, porque esto repercute en la seguridad y en la duración de las cubiertas.

    ¿Puede desprenderse un neumático de la llanta?

    No es algo habitual pero puede producirse. De hecho, si la temperatura baja diez grados, la presión disminuye 0,1 bares. Las temperaturas bajo cero también provocan que la llanta de acero se encoja. Por eso si el frío es extremo un neumático con una presión demasiado baja puede desprenderse de la llanta si el coche golpea un bordillo en una curva a gran velocidad, por ejemplo.

    Por el contrario cuando la temperatura sube, lo hace también la presión, pero de forma general mejor por encima que por debajo señala Morri, quien añade que “una presión demasiado baja aumenta la resistencia a la rodadura, el desgaste y el consumo de combustible. Esto se aplica tanto en verano como en invierno”, indica.

    Por último es recomendable revisar su presión una vez al mes, cada 2.000 kilómetros o antes de un viaje largo. Se debe hacer siempre en frío para que la medición no se vea alterada. Una opción es llevar encima un medidor portátil y así comprobar en qué estado se encuentran.

    Stanley STHT80874-0 – Manómetro digital presión neumáticos

    Stanley
    amazon.es

    10,95 €

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

Reference-www.caranddriver.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.