Monday, May 16

Fallece Tony Brooks, el dentista más rápido de la F1

En un mundo perfecto, Brooks habría conseguido, al menos, un título de Fórmula 1. Por su trayectoria y sus dotes al volante se lo mereció, a pesar de su extrema juventud en un mundo repleto de caballeros. La figura de Tony se engrandeció en la década de los 50, una era que cierra su círculo de manera definitiva con la muerte del último ganador de dicha época.

Brooks, el campeón sin corona

Las estadísticas en la Fórmula 1 no siempre han sido justas. El destino quiso que grandes pilotos como Gilles Villeneuve y Stirling Moss, entre otros tantos, nunca fueran campeones pese a demostrar un talento descomunal. Este fue el caso de Charles Anthony Standish Brooks, más conocido como ‘Tony’, un joven dentista que dedicó su tiempo libre a las carreras de coches.

El estudiante inglés tenía un don: sabía domar de forma envidiable un bólido de carreras, de ahí que llamase la atención en BRM y destacase en Vanwall y Ferrari respectivamente. Brooks siempre midió sus riesgos: tras dos accidentes serios, nunca más pretendió desafiar a la muerte. Por lo que en la última cita mundialista de 1959 disputada en Sebring prefirió detenerse en boxes durante minuto y medio por precaución, aun jugándose el título contra Jack Brabham. El australiano acabó venciendo aquel año, llegando sin combustible a meta, y Tony se contentó con el subcampeonato a bordo de la máquina roja italiana.

Tony se ganó el respeto y el liderazgo en la formación de Maranello, aunque también se sintió muy representado por sus valores nacionales, una cualidad que supuso que triunfase con marcas anglosajonas. De hecho, el odontólogo de Dukinfield de convirtió en el primer piloto en ganar un Gran Premio de Fórmula 1 con un coche británico. Fue en el circuito de Aintree, a bordo del monoplaza de Tony Vandervell. Dicha victoria la compartió con su compatriota Moss.

Bernard CahierGetty Images

Precisamente, era a su compañero Stirling a quien solía entregar las mejores piezas de su coche. Esto explicaría que en 1958 Tony finalizase el campeonato en tercer lugar con Moss siendo subcampeón ante la mayor fiabilidad del metódico Mike Hawthorn.

El campeón de dicho año cuestionó la preparación de Brooks en el mundo de las carreras. Pero Tony tenía una mentalidad diferente a la de un corredor clásico. Y es que, como él mismo señalaba, su profesión era la de dentista, aunque compaginó sus estudios con la explotación de su talento innato en la Fórmula 1, al igual que en Le Mans.

Brooks se retiró a la temprana edad de 29 años para dedicarse de forma exclusiva a sus negocios personales. Su palmarés fue brillante: 6 triunfos, 10 podios, 3 poles en tan solo 38 Grandes Premios y cinco temporadas. Todo esto, sin ser las carreras de competición su ocupación principal. La pérdida de Tony a los 90 años supone el fin de una era, puesto que era el último vencedor vivo en ganar una carrera en la década de los 50. La Fórmula 1 ha cerrado un ciclo histórico el 3 de mayo de 2022. El legado de Brooks será eterno. D.E.P.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

Reference-www.caranddriver.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.