Tuesday, May 17

Los 15 mejores pilotos españoles de F1 de la historia

Mark ThompsonGetty Images


    La Fórmula 1, originada en 1950 como competición oficial y regulada, ha contado desde sus inicios con representantes españoles. Los inicios fueron difíciles, y es que España, en plena dictadura, no era un país internacionalizado. Sin embargo, fue la época de los pilotos aristócratas que tenían el dinero suficiente como para costearse un bólido de carreras y participar en numerosos Grandes Premios.

    No obtuvimos los mejores resultados en dicha década, pero aquellos héroes del blanco y negro marcaron el inicio de un camino repleto de triunfos. No fue hasta la década de los 70 cuando la nación española abrió sus puertas al mundo y varios pilotos españoles se animaron a pilotar en la Fórmula 1 y en diversas categorías del motor. Los trazados clásicos y peligrosos de Pedralbes y Montjuïc dieron paso al Jarama, posteriormente e Jerez y, por último, a Montmeló.

    En la década de los 90 comenzó la etapa dorada de la Fórmula 1 en España. Tanto Campos como Sala y De Villota impulsaron a las siguientes generaciones que, en la actualidad, son el broche de oro del automovilismo español. Sus nombres son bastante reconocibles: Pedro de la Rosa, Marc Gené, Jaime Alguersuari, Roberto Merhi, Carlos Sainz, etc. Y, por supuesto, el más grande de todos los tiempos: Fernando Alonso.

    A mediados de los 2000, la Fórmula 1 se convirtió en el deporte más popular en España gracias al bicampeonato de Alonso con Renault en 2005 y 2006. El fenómeno social de la ‘marea azul’ supuso que en todos los rincones de la nación se hablase de carreras de competición. Las audiencias alcanzaron unas cifras desorbitadas y, desde entonces, hay una mayor cultura popular de la F1.

    Pero tampoco debemos olvidarnos de los grandes pilotos españoles que han triunfado fuera de la Fórmula 1 como Antonio García o Álex Palou, así como los que trabajaron a la sombra como Dani Juncadella, Dani Clos o Miguel Molina, entre otros muchos talentos del Siglo XXI que han despuntado en el automovilismo y que han conseguido que la F1 y otras disciplinas automovilísticas hayan dejado de ser desconocidas en nuestro país.

    En esta lista no caben todos. Pero, al menos, algunos de los pilotos que se han quedado fuera merecían ser mencionados. Dicho lo cual, en Car and Driver compartimos la lista de los 15 mejores pilotos de Fórmula 1 de la historia. El primero en cuestión no sorprenderá a ningún lector por razones más que evidentes.

Publicidad – Sigue leyendo debajo

No hace falta ni presentarle, todo el mundo le conoce. Es el mejor piloto español de todos los tiempos y uno de los mejores de la historia a nivel global. Fernando Alonso arrasó con Renault, gracias a un R25 y un R26 con el que conquistó la Fórmula 1, destronando así a Michael Schumacher. Es el piloto español con más Mundiales (2), más victorias (32), más podios (98, a fecha de mayo de 2022), más poles y más vueltas rápidas, además de sumar un Grand Chelem. Ha corrido para Minardi, Renault, McLaren, Ferrari y Alpine, y aún sigue en activo, por lo que, probablemente, se convierta en el piloto con más Grandes Premios disputados de todos los tiempos. El asturiano es un triturador de compañeros de equipo y un todoterreno más allá de la F1, ganando las clasificaciones generales de Daytona y Le Mans en la Resistencia, impresionando en su debut en las 500 Millas de Indianápolis y mostrando una adaptación fugaz en el Dakar. Su influencia es inmensa: despertó la ‘Alonsomanía’, convirtió la F1 en el deporte rey en España y fundó su propio Museo, su karting y su equipo de carreras. Con 40 años, sigue rindiendo al máximo nivel, más incluso que cuando logró sus dos Mundiales en 2005 y 2006. Aunque, por desgracia, la suerte y las malas decisiones no le han acompañado en los últimos 15 años. El legado de Alonso es infinito y, probablemente, no volvamos a ver a un piloto español más talentoso que él.

2

Carlos Sainz Vázquez de Castro

Carlos se convirtió en el último piloto español en debutar en la Fórmula 1 junto a Roberto Merhi. Su progresión en la categoría fue fulminante: estuvo a la altura de su primer compañero, Max Verstappen, en 2015. Se fogueó durante tres años en Toro Rosso para dar el salto a Renault y acto seguido a McLaren, donde logró su primer podio. Sus dos temporadas brillantes con la formación de Woking llamaron la atención a Ferrari, por lo que a partir de 2021 Sainz trabajó para los de Maranello, convirtiéndose en el tercer piloto español oficial en competir para la Scuderia en la F1. El madrileño se encuentra en plena fase de madurez en el Gran Circo y sus cifras se están actualizando constantemente. Es posible que los 8 podios redactados sean más si tu lectura es posterior al mes de mayo de 2022. Lo mismo ocurre con sus victorias, y es que aún está buscando su primer triunfo en la categoría. Puede que llegue pronto, puesto que maneja un Ferrari F1-75 capaz de luchar, incluso, por el Mundial de Fórmula 1. No se puede obviar que su padre, Carlos Sainz, también forma parte de la historia del automovilismo español, aunque en la disciplina del Rally.

3

Pedro Martínez de la Rosa

Pedro es otra auténtica leyenda del automovilismo español. Compitió en la Fórmula 1 desde 1999 hasta 2012, aunque con saltos en su trayectoria. Su debut en Australia, después de considerarse un ídolo de masas en Japón por su palmarés previo en dicho país, sorprendió a muchos gracias al punto que logró con su modesto Repsol Arrows. Después fichó por Jaguar y, más adelante, McLaren le reclutó como tercer piloto. Entre 2005 y 2006 sustituyó en varias ocasiones a Juan Pablo Montoya, alcanzando un magnífico segundo puesto en el Gran Premio de Hungría de 2006. Fue su único podio en la F1. Además, todavía posee la vuelta más rápida jamás dada en Bahréin: 1:31.447. De la Rosa estuvo a punto de ser el compañero oficial de Fernando Alonso en McLaren para la temporada 2007, pero Ron Dennis se apresuró en subir a Lewis Hamilton. Siendo honestos, no se equivocó. El barcelonés pasó sus últimos años en activo al volante de Sauber y HRT, el equipo español de F1 ya disuelto. Tras ello, se convirtió en el piloto de pruebas de Ferrari en los años 2013 y 2014, donde compartió equipo con dos españoles más: Alonso y Gené. Casi una década después, es comentarista en las retransmisiones españolas de Fórmula 1.

Jaime Víctor Alguersuari Escudero fue un gran piloto de Fórmula 1 que duró menos de lo esperado en la categoría, a pesar de su velocidad, debido a las decisiones de Red Bull en los despachos de Milton Keynes. El catalán debutó a mediados de 2009, convirtiéndose en aquel momento en el piloto más joven en disputar un Gran Premio de F1 con 19 años y 125 días. Un lustro después, un tal Max Verstappen le robó el récord. En las dos temporadas y media que corrió para Toro Rosso puso a prueba a Sébastien Buemi, a quien acabó sometiendo en su última campaña, 2011. Al año siguiente, la estructura de Faenza contaría con dos nuevos rostros: Daniel Ricciardo y Jean-Éric Vergne. Aquí finalizó el periplo de Alguersuari en la F1, que probó suerte en la Fórmula E y acabó retirándose muy joven de las carreras en 2015 de manera repentina, harto del automovilismo, para centrarse en la música. Recientemente, Jaime se ha reenganchado al mundo de las carreras, retomando su trayectoria desde las bases del karting.

El piloto de Sabadell debutó en la Fórmula 1 en el mismo año que De la Rosa, con quien protagonizó una rivalidad española en la parte baja de la parrilla, puesto que Marc compitió para Minardi al mismo tiempo que Pedro se peleaba con el Arrows. Más adelante, Gené daría el salto a Williams, puntuando en su primera carrera con el equipo de Frank. En los años siguientes, Marc se centró en la Resistencia y se coronó campeón de las 24 Horas de Le Mans con Peugeot en el año 2009, siendo el primer ganador español de la historia en vencer en la mítica prueba francesa en la categoría general. El segundo fue Fernando Alonso. Sus éxitos en la Resistencia los compaginó con su rol de piloto de pruebas en Ferrari. Gené, De la Rosa y Alonso coincidieron en la Scuderia durante los años 2013 y 2014, aunque hubo una época en la que Pedro vistió los colores de McLaren, por lo que la rivalidad sana entre ambos continuó en las retransmisiones españolas de F1. Actualmente, Marc sigue trabajando para Ferrari, además de ser el embajador oficial de la formación italiana.

Alfonso Antonio Eduardo Ángel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton, también conocido como ‘Fon’, fue un noble millonario y apasionado de las carreras de coches y de los deportes de invierno. El XI marqués de Portago fue el primer piloto español oficial en correr para Ferrari. Le siguieron Alonso y Sainz más de 50 años después. De Portago compartió pista con Fangio, Moss y Collins durante la época de los 50. Sus participaciones en carreras puntuables con la Scuderia se cuentan con los dedos de la mano: cinco. No obstante, sumó un podio en su segunda carrera en Gran Bretaña y un quinto puesto en Argentina. Desgraciadamente, perdió la vida junto a 10 espectadores en la última Mille Miglia disputada en 1957, aunque su palmarés impulsó a las siguientes generaciones españolas del automovilismo.

Paco Godia fue el primer piloto español de la historia en correr en la Fórmula 1. Debutó con un 10º puesto en el circuito de Pedralbes, en 1951. Francisco participó en cinco temporadas y sus mejores resultados vinieron gracias a su vinculación con Maserati. El catalán obtuvo dos cuartas posiciones consecutivas en Nürburgring y en Monza. En 1958 se retiró de la competición para dedicarse a su otra especialidad, el arte. Su familia creó la Fundación Francisco Godia con el fin de conservar sus creaciones artísticas y mantener vivo su legado. Después de Paco, llegaron 14 pilotos españoles más a la F1, sin contar a los pilotos de prueba. Él inició el camino del éxito.

Luis Pérez-Sala españolizó la Fórmula 1 y el equipo Minardi. Prácticamente, tres tercios de la estructura italiana fue española gracias a su ingreso en la competición en 1988, formando una dupla 100% ibérica junto con Adrián Campos, que también se merece su espacio en Car and Driver. Sala debutó en la F1 gracias al apoyo financiero de la Ciudad Condal y permaneció en activo durante dos temporadas, obteniendo mejores resultados que Campos en las primeras pruebas. La fiabilidad del Lois Minardi era paupérrima. Aun así, logró finalizar sexto en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1989, sumando de este modo su primer y único punto mundialista. El destino juntaría de nuevo a Campos y a Sala. Adrián fundó el equipo español Hispania Racing F1 Team en 2009 y, dos años más tarde, Luis se convirtió en el jefe del equipo. Desafortunadamente, la estructura española desapareció en 2012 debido a los sobrecostes económicos.

Adrián Campos Suñer ha sido una de las figuras más influyentes en la historia del automovilismo español. Como ya se ha mencionado, fue piloto de F1 y compartió equipo con Luis Pérez-Sala en Minardi. Pero esto fue solo el comienzo de su gran aportación en el deporte español. El valenciano fundó la escudería Campos Racing en 1998. La estructura de Alcira ha estado presente en las categorías de promoción desde entonces y continúa escribiendo su historia en campeonatos como la F2 o la F3, entre los certámenes más destacables en la actualidad. En 2009, Adrián apostó por la F1 y creó Hispania Racing F1 Team, que posteriormente se renombró y pasó a denominarse HRT. Entre 2010 y 2012, Campos reunió a talentos españoles como Sala, De la Rosa, Dani Clos, Toni Cuquerella y Albert Fábrega, aunque el proyecto no prosperó y el equipo se diluyó de la manera más triste posible. Campos, además de ser piloto y empresario, fue también un detector de diamantes en bruto . El valenciano descubrió e impulsó las carreras de grandes nombres como Marc Gené, Antonio García, Fernando Alonso y Álex Palou, los mejores pilotos de la historia de España en sus distintas modalidades (Resistencia, Fórmula 1 e IndyCar). Adrián nos dejó el 27 de enero de 2021 a los 60 años, aunque sus hijos han tomado el relevo de su padre y el apellido Campos continúa vinculado con las carreras de competición.

La trayectoria de ‘Teto’ es muy similar a la de Carlos Sainz. Ambos rivalizaron por el título de la Fórmula Renault 3.5 en 2014 y sus actuaciones les sirvieron para debutar a la vez en la Fórmula 1 en 2015. Merhi lo hizo con Manor, el peor equipo de aquella temporada después de que dicha marca comprara los derechos de la desaparecida Marussia. Roberto se impuso con solvencia sobre su compañero Will Stevens y rozó los puntos en el alocado Gran Premio de Gran Bretaña. El castellonense vivía del día a día, dependiendo de la situación económica personal y de su equipo, y sabiendo que podía ser reemplazado en cualquier momento por otro piloto con mayor respaldo financiero. Merhi logró acabar el año alternándose el asiento con Alexander Rossi y ya nunca volvería a correr en la categoría, aunque probó suerte en la Resistencia. Su primer relevo de casi 4 horas en Le Mans en condiciones de lluvia durante la edición del 2016 le dejó líder de la prueba con 1 minuto de ventaja sobre el segundo clasificado en la categoría de LMP2. Sin embargo, su compañero Matthew Rao destrozó las ilusiones del piloto de Benicasim. Teto, el ‘Rain Master’ ibérico, intentó reengancharse a la F1 por medio de la F2 en los años 2017 y 2018, aunque acabó desvinculándose de los monoplazas para centrarse más en la Resistencia y en los Turismos hasta la actualidad.

Emilio de Villota fue uno de los representantes de la era dorada de la Fórmula 1. Compitió durante cuatro temporadas desde finales de los años 70 hasta principios de los 80, sumando hasta 14 participaciones en los Grandes Premios. De Villota tuvo la mala fortuna de correr con monoplazas poco competitivos en su estancia en el Gran Circo, aunque demostró su valía en campeonatos como la Fórmula Aurora, adjudicándose el título en 1980 por delante de su compañero Eliseo Salazar. Además, triunfó en en el Campeonato de España de Turismos y en la Copa Porsche Carrera. Emilio también dejó huella en el automovilismo con diversas acciones como la creación de la Escuela de Pilotos que impulsó la carrera de muchos corredores que han sido mencionados en este artículo. De hecho, fundó la revista Car and Driver en 1995 y se jubiló en 2008. Emilio transmitió la pasión por las carreras de coches a su hija María de Villota, quien también marcó un antes y un después en el automovilismo femenino.

El barcelonés fue un gran piloto de carreras con demasiada mala fortuna en la Fórmula 1. Sus éxitos vinieron a través de otras competiciones como la Resistencia, ganando, por ejemplo, las 6 Horas del Jarama junto a Jochen Rindt, el único campeón póstumo de la F1. Dedicado inicialmente al motociclismo, Alex se pasó al mundo de las cuatro ruedas y debutó en la peligrosa década de los 70. En su primera participación, se quedó a una décima del icónico Mario Andretti durante el GP de España de 1970, pero la organización no le permitió competir. Al año siguiente, fue compañero de Ronnie Peterson y 1972 fue el año de su última campaña en la Fórmula 1. El catalán corrió para tres marcas prestigiosas: Lotus, March y BRM. Aunque su retirada llegó pronto, a los 42 años, para dedicarse a sus negocios personales.

Al igual que Alex Soler-Roig, Creus inició su trayectoria en el mundo de las dos ruedas. El motociclismo fue su gran pasión, pero llegó un día en el que lo probó todo y buscó nuevos horizontes. Gracias a esa valentía, Antonio comenzó a despegar en el automovilismo. En primer lugar, destacó en campeonatos nacionales. Su manejo al volante del Pegaso Sport no dejó indiferente a nadie. Sus aventuras con los bólidos de carreras fueron llamativas hasta alcanzar el reconocimiento internacional. En 1960, debutó en la Fórmula 1 durante el Gran Premio de Argentina. Su máquina en cuestión fue el conocido Maserati 250F, un Fórmula 1 clásico con el que Juan Manuel Fangio y Stirling Moss ganaron carreras a mediados de los años 50. Por desgracia, Creus abandonó a las 16 vueltas y así puso fin a su breve andadura en la categoría reina.

El piloto barcelonés no obtuvo el reconocimiento de ser el primer español en competir en la Fórmula 1, a pesar de debutar en la misma carrera que Paco Godia. ¿La razón? Muy sencilla, por dolorosa que suene. El Maserati con el que tenía previsto competir en Pedralbes en 1951 ni siquiera arrancó debido al desfallecimiento de su motor, por lo que no tuvo la oportunidad de participar en el Gran Premio de España. Su compatriota Godia sí llegó a correr, finalizando en 10ª posición en el circuito de casa. Pese a este desafortunado acontecimiento, Jover participó en más carreras no puntuables y compitió también en Le Mans. Su muerte prematura en 1960 se debió a un accidente de tráfico.

El piloto leonés tuvo una única participación en la Fórmula 1. Fue en el Gran Premio de España de 1976, prueba que ganó el campeón de aquel año, el británico James Hunt, en el circuito del Jarama. Zapico alquiló el antiguo Williams FW04 de la escudería Frank Williams Racing Cars para competir en la carrera madrileña. Sin embargo, no superó el corte clasificatorio y no pudo formar parte de la parrilla de salida ante la atenta mirada del Rey y de decenas de miles de espectadores. Emilio falleció 20 años después disfrutando de otra de sus tantas pasiones: pilotar aviones.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

Publicidad – Sigue leyendo debajo

Reference-www.caranddriver.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.